IMPLANTOLOGIA

Un implante dental es un sustituto artificial de la raíz natural del diente. Está compuesto principalmente de titanio, un material biocompatible, que permite la integración del implante en el hueso (osteointegración).

implantes-puente

Gracias a la anestesia local administrada al inicio del procedimiento, la colocación del implante es totalmente indolora.

Varios factores influyen en esta toma de decisión como por ejemplo el estado general del paciente (si hay alguna patología local y/o general que lo contraindique), el espacio presente en la arcada dentaria, la cantidad y calidad del hueso donde se alojará el implante, el tipo de prótesis a colocar sobre el/los implante/s (corona, puente, sobredentadura), entre otros. Por ello, cada paciente y cada caso son diferentes y necesitan una valoración individualizada.

implants-sobredentadura

Hoy en día las tasas de éxito de los implantes dentales están sobre un 90-95% después de 10 años según los estudios publicados. Sin embargo, la duración del implante en boca dependerá de varios factores como el cuidado e higiene oral que el paciente lleve a cabo, de la presencia o no de ciertos hábitos como el tabaquismo así como enfermedades preexistentes o que hayan aparecido con posterioridad (diabetes, etc.).

Por este motivo, las revisiones anuales con el dentista son de gran importancia.

Varios factores influyen en el coste del tratamiento con implantes. Se debe tener en cuenta que el implante en sí es sólo una parte del conjunto del tratamiento.

La rehabilitación mediante implantes dentales empieza con un minucioso examen clínico y radiográfico del paciente seguido de una exhaustiva planificación del tratamiento. Una vez el paciente está de acuerdo con el plan de tratamiento propuesto, se lleva a cabo la cirugía, la cual no está exenta de posibles riesgos y complicaciones que el odontólogo debe tener muy en cuenta. Una vez los implantes se hayan integrado al hueso, se procede a la construcción y posterior colocación de la prótesis dental (corona, puente, dentadura).

En general, los materiales dentales y protésicos suelen tener un coste elevado principalmente por la gran inversión en investigación que las empresas deben hacer, por los estrictos controles a los que los materiales son sometidos y por el coste de la materia prima. En el caso de los implantes dentales y su prótesis ocurre lo mismo. El material del implante debe ser de una calidad excelente ya que irá colocado dentro del cuerpo durante largo tiempo y deberá soportar, junto con la prótesis, las grandes fuerzas que se producen durante la masticación entre otras.

En KIREI somos conscientes del coste elevado de ciertos tratamientos dentales y de la preocupación y desánimo que ello produce en el paciente. Por ello, para tu comodidad, disponemos de varios planes de financiación adaptados a tu situación. Pregúntanos y te informaremos sin ningún compromiso!

Es de gran importancia el mantenimiento diario del implante y su prótesis así como del resto de tus dientes y encías. El odontólogo te indicará qué tipo de cuidado e higiene debes llevar a cabo para evitar problemas. Una revisión anual con tu dentista permitirá detectar de forma precoz la existencia de cualquier signo y/o síntoma que pueda dar lugar al fallo del implante.

Si tienes dudas, sufres dolor o crees que algo está fallando, lo mejor es acudir cuanto antes al dentista. Este analizará la situación y te indicará qué ocurre, su posible causa (si existe problema alguno) y las opciones para solucionarlo. En algunos casos, el implante puede fallar y requiere (si no es posible tratar) ser extraído y la colocación de uno nuevo (si está indicado). Si el problema radica en la prótesis, en muchos casos con el ajuste de ésta o la colocación de una nueva se puede conseguir solucionar el problema.

Sin embargo, cada paciente es diferente por lo que se deberá llevar a cabo un minucioso examen de la situación.